Ana Frank y la Casa de Atrás (Amsterdam)

Visitar la Casa Museo en la que vivió Ana Frank durante dos años, es una de las experiencias más emotivas que podrás tener en Amsterdam.

Más allá de sus hermosos campos de tulipanes y sus encantadores canales, el principal motivo para hacer mi viaje a la capital de los Países Bajos fue llegar hasta la casa refugio de la familia Frank.

Como admiradora de Ana, ya había leído el diario y había visto la película dos veces, la primera en una escala de un vuelo en París y luego la volví a ver en casa, así que solo me quedaba esta experiencia.

Annelies Marie Frank, nació en 1929 en Fráncfort, Alemania, sus padres, Otto y Edith Frank, eran judíos. Cuando los nazis llegaron al poder en Alemania, Otto decidió emigrar a Amsterdam y más tarde lo hizo Edith con Anna y Margot. 

Instalados en Amsterdam Ana asiste a la escuela Montessori y luego al Liceo judío.

El día que Ana cumplió 13 años en 1942 su padre le regaló un cuaderno, el cual utilizaría como diario.

Sin embargo, lo que su padre no sabía, era que este la llevaría hacer la niña más famosa de la época y símbolo del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial.

La Casa de Atrás

Así es, cuando el 6 julio Don Otto decide ocultarse con su familia en el anexo de la parte de atrás del edificio, ubicado en Prinsengracht 263, en el que estaba la empresa de Otto Frank, Opekta.

El primer piso de este anexo lo ocupaba un almacén, mientras que en el segundo y tercer piso, se refugiaron las familias durante dos años.

Reconstrucción del almacén en la parte delantera, 1999.
Imagen actual de la estantería giratoria que da paso a la Casa de Atrás.

Dadas las circunstancias, durante el tiempo que duró el encierro, Ana se dedicó a escribir su día a día en la casa; incluyendo la convivencia entre las familias que compartían el espacio.

En este contexto, es que la escritura se convierte en el medio para que Ana se mantenga ocupada en el escondite.

“Me parece que lo mejor de todo es que, lo que pienso y siento, al menos lo puedo escribir, de lo contrario, me asfixiaría completamente.” 

Ana Frank

Además del Diario, la fe de Ana Frank fue su apoyo. “Dios no me ha dejado sola y no me dejará sola”, escribió.

El pequeño escritorio en la habitación de Ana Frank y Fritz Pfeffer en la Casa de atrás. Reconstrucción, 1999.

Trasladados 

Ana describe esta época detenidamente en su diario, hasta que el 4 de agosto de 1944 alguien les traiciona y los escondidos son trasladados a los campos de concentración.

Tiempo después, Ana y Margot fueron separadas de sus padres y enviadas a Auschwitz el 2 de septiembre de 1944 y luego a Bergen-Belsen.

Es en Auschwitz, donde Anna contrae tifus y tristemente fallece en 1945, a sus 15 años, días después que su hermana Margot con 19 años, siendo su padre el único sobreviviente de los escondidos.

Ante dicha situación, es Otto quien finalmente se ocupa de la publicación del Diario de Ana; en el que la pequeña deja constancia de sus experiencias, mientras se ocultaba con su familia de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Recopilación del diario

Del diario de Ana Frank existen tres versiones, el primero es el que Ana escribe, el segundo corresponde a una reescritura del primero.

Entonces, Ana toma la decisión de escribir un segundo diario, a raíz de un llamado del Ministro de Educación del Gobierno Holandés en el exilio desde Inglaterra, a través de Radio Orange, en el que pide guardar diarios y documentos de la guerra para la posteridad.

Manuscritos originales de Ana Frank, con su diario, hojas sueltas, cuadernos con cuentos y frases.

Tras esta situación, Anna recopila todos sus diarios sueltos y los llama Het Achterhuis (La Casa de atrás).

La última versión del Diario de Ana Frank, la hace su padre, Otto, tomando como base las dos anteriores.

El sueño de Ana era convertirse en escritora o periodista y son los amigos de Otto quienes le convencen para que publique el diario.

Así, el 25 de junio de 1947, sale a luz el Het Achterhuis, conocido en español como El Diario de Ana Frank; publicado en una edición de 3.000 ejemplares. 

En el Diario se compone de las memorias de una niña que perdía sus años de adolescencia escondida en unos pocos metros cuadrados.

Otto Frank logró dar a conocer la vida y obra de su hija en más de 70 idiomas, junto a su adaptación teatral y película. Como reacción al Holocausto, Otto también quiso luchar por los derechos humanos universales.

Portadas de diversas traducciones del libro Het Achterhuis (El Diario de Ana Frank).

Este diario es uno de los libros más vendidos del mundo con 30 millones de ejemplares.

Al leer el libro, podrás imaginar la voz de una jovencita de 13 años que tuvo que enfrentarse al genocidio mas terrible de toda la historia como muchos otros niños: el holocausto.

Conocer la Casa Museo de Ana Frank es una experiencia que te puede llegar a conmover, con un nivel de sensación de impotencia y dolor; pensando en aquella época.

En todo caso, si quieres vivir esta experiencia, la casa museo de Ana Frank, es un lugar que no puede faltar en tu lista de qué ver y hacer en Amsterdam.

Parte del recorrido en el museo.

El Diario de Ana Frank

El Diario de Ana Frank es la autobiografía de alguien que nunca perdió la esperanza ni la valentía; que mantuvo el sueño de convertirse en escritora, no pudo verlo realizado, pero sus apuntes se han convertido en una de las obras literarias mas leídas.

Ana fue una joven que inspiró y seguirá inspirando muchas almas, por eso también te comparto una recopilación de las mejores frases que escribió Anna Frank en su diario, además de comprobar lo impactante que pueden llegar hacer.

De todos modos, esta historia es también nuestra propia historia, es de aquellas que en ocasiones nos pueden parecer muy lejanas y de las que es probable no hayamos aprendido lo suficiente.


También te puede interesar